viernes, 27 de febrero de 2009

CARNAVAL DE VERACRUZ DEBE REGULARSE

El Carnaval Veracruz es una fiesta NO regulada por las leyes Municipales ni por la Constitución Local, en consecuencia el dinero que se recaude con motivo de las fiestas en honor al Rey Momo es un dinero que por Ley, si entra en la Hacienda Local, es un dinero irregular.

El ayuntamiento de Veracruz puerto esta consciente de la situación y es por eso que al final de la fiesta, se ha hecho costumbre y no pertenecemos todavía al Common- law( régimen por acuerdo o de la costumbre ) por lo que se viola doblemente la Ley, dona el remanente a instituciones de caridad o la Cruz Roja una cantidad que siempre es irrisoria en proporción a las presuntas ganancias y entonces se habla de la donación de doscientos o trescientos mil pesos, que hoy en día ya no les sirve ni para comprar una ambulancia o medicamentos.

EL CARNAVAL, EVENTO POLÍTICO.

El Carnaval en Veracruz nació como una fiesta popular que la gente de los barrios y de los muelles sacó de los salones elegantes como la ya desaparecida “Lonja Mercantil” hacia las calles porteñas.
Desde hace mucho tiempo el Carnaval de Veracruz no evoluciona, cada año, la fiesta es una calca de la anterior, lo único que cambia es el número de personas que asiste a ellas. En cambio va en retroceso en cuanto a participación popular al convertir al porteño y al turista en meros espectadores montados en gradas, con el agravante de que ahora tiene que pagar precios estratosféricos por ver el mismo paseo de tantos años que se repite incesante al ritmo sabroso de una conga, así de una manifestación de cultura popular pasó sin transición a ser evento político.

EL DOMINGO, GRADAS GRATUITAS.

Es posible que las ganancias sean estratosféricas e incalculables al grado que el Ayuntamiento porteño, éste año se dio el lujo de “regalar el derecho de piso” del Parque Zamora a varios líderes de vendedores ambulantes, que en los hechos pueden ser clientela política para las elecciones que están en marcha. El teatro se vino abajo cuando comerciantes establecidos hicieron ruidosa protesta y obligaron a las autoridades a desalojarlos hasta una cuadra más adelante sobre el camellón de la Alameda de Díaz Mirón, que en los hechos, salió junto con pegado. Se presume que las ganancias son tan cuantiosas que el paseo alegórico del día domingo de Carnaval, las gradas deberían ser gratis por la crisis que se vive, como un paliativo para reivindicar a los creadores del carnaval que es la gente porteña.

Este año podrían entrar por concepto de “venta de gradas” un promedio de $ 900 millones de pesos, sin contar la venta de los otros rubros como son venta de las calles, plazas y parques en donde se recaudaría otros $ 500 millones de pesos, más la venta de “exclusividad” de calles a las gigantes cerveceras y publicidad en otros rubros. En cambio el sector turístico de la zona conurbada Veracruz –Boca del Río, – prestadores de servicios -- habló de una derrama del orden de los 500 millones de pesos a favor de ellos.

En forma oficial se admitió la llegada promedio de 1, 200 000, un millón doscientos mil turistas más la asistencia local a los seis paseos que pagan boletos de gradas con un millón de espectadores cómodamente sentados en cada paseo a lo largo de seis kilómetros en la costera, consumen alimentos y bebidas embriagantes y miles de parroquianos que pagan multas por violar el Bando de Policía y Buen Gobierno, el Reglamento de Tránsito y otros presuntos delitos que se dirimen con un convenio en las agencias del ministerio público, tan solo en la Inspección de Policía éste domingo de Carnaval arrestaron a 250 individuos con presuntas multas de entre mil a dos mil pesos, en total estaríamos hablando de $ 1, 500 000 – un mil quinientos millones de pesos --de ingreso global por la fiesta más importante de la ciudad y puerto de Veracruz, que es un cálculo global conservador.

Organizar el Carnaval de Veracruz representa un despliegue de logística gubernamental muy fuerte, que sobre pasa la capacidad de la sola ciudad y requiere de un esfuerzo adicional del gobierno central desde semanas antes del inicio de la fiesta, en donde se tiene que echar mano de personal de tránsito de otros municipios para cubrir la demanda para medio contener el flujo vehicular o peatonal de más de 1, 200 000, un millón doscientos mil turistas en las calles, más la población local de 800, 000 mil de la zona conurbada que circula en forma ordinaria.
La seguridad pública implica solicitar la participación de policías de la Secretaría de Marina y de la Secretaría de Seguridad Pública del estado. Por otra parte, la publicidad de la fiesta en los medios nacionales, la contratación de artistas y grupos musicales, la manufactura de los carros alegóricos y otros detalles propios e inherentes a los paseos, la contratación de las gradas, combustible del parque vehicular adicional , etc. Todo ello se traduce en gastos de decenas de millones de pesos que no pueden ser justificados por la Hacienda Municipal como pérdida en un rubro inexistente.

Luego entonces, si el carnaval de Veracruz no existe como evento de la administración municipal al no estar regulado por ninguna de las leyes municipales ni por la Constitución Local, es posible que el ayuntamiento local esté organizando una fiesta o evento político con dinero de los contribuyentes. Durante los últimos cincuenta años, ninguno de los ayuntamientos que organizaron la fiesta de los “contrarios” se ha declarado en bancarrota por éste motivo, por tanto hubo ganancias. Durante todo ese tiempo nadie, o contadas personas de la calle, o de los contribuyentes sabe con certeza a donde ha ido a para el dinero de las ganancias de ese evento político como sin duda lo es las fiestas en honor del “Rey Momo”.
El problema central es que la autoridad sólo puede hacer lo que la Ley le permite y para que el Ayuntamiento de Veracruz organice el carnaval debe éste, estar contemplado en la ley. Al final lo que importa es que ese dinero no cuantificado e importante no está siendo utilizado en obras a favor de la ciudadanía que tanta falta hacen, más en tiempos de crisis como las que estamos viviendo y por ello. En suma el Carnaval es la fiesta más importante para la economía de la ciudad, por tanto, urge que el Congreso Local asuma su responsabilidad porque de otra forma, esos presuntos $ 1,500 millones de pesos va tener siempre un destino oscuro e irregular y la autoridad solo puede hacer lo que ordena la ley, no puede actuar fuera de ella.
EL TUA 40, DESAFIA LA JUSTICIA FEDERAL.
El Tribunal Unitario Agrario del distrito 40 con sede en San Andrés Tuxtla Veracruz, el pasado 23 de enero del año en curso dictó un acuerdo en donde se niega categóricamente acatar la sentencia dictada por el Juzgado Quinto de Distrito en el estado de Veracruz en favor de los campesinos del Uxpanapa para efecto de regularizar el procedimiento y proceda a dictar sentencia en los autos originales que en derecho proceda. Esto de negarse a cumplir una sentencia amparadora parece es signo de los tiempos que vivimos. Hoy parece algo distante, cuando apenas hace un par de años, el negarse a cumplir una suspensión decretada en un incidente de actos reclamados en un juicio de amparo en donde las autoridades responsables era el Gobierno del Distrito Federal, causó conmoción en todo el país y fue noticia internacional el desafuero del Jefe de Gobierno capitalino por incurrir en esa clase de omisiones.

El incumplimiento de una sentencia de amparo es mucho más grave que la omisión en que pudo haber incurrido el entonces Jefe de Gobierno y motivo de su desafuero, y ahora el Tribunal Unitario Agrario del distrito 40 dice NO al Juez Quinto de Distrito, quien de inmediato le ha requerido para que en el término de 24 horas, a partir de su notificación, de cabal cumplimiento a dicha sentencia. Contra dicha orden no caben argumentación alguna, ni evasivas ni procedimientos ilegales, sencillamente cumple o cumple. Veremos e informaremos.

CARTA ABIERTA AL PULPO CAMIONERO.

“ Gracias señor PULPO, te agradecemos tu comparsa de suspender el servicio camionero en Veracruz el pasado día lunes 16, para servir a intereses oscuros, muy oscuros que nada tiene que ver con los intereses de la comunidad veracruzana. Nosotros los niños, los discapacitados y las personas de la tercera edad te agradecemos esa pifia política porque así y solo así, tuvimos la gran oportunidad de transitar libremente y con toda seguridad por las calles del puerto Veracruz con la tranquilidad de que no íbamos a ser atropellados y asesinados por tus energúmenos choferes.

Gracias señor PULPO, por tener esa ocurrencia feliz de no dar el servicio a que están obligados por ley, ahora sabemos que la solución es que ustedes no vuelvan a circular nunca más porque si queremos vivir en una ciudad del siglo 21 necesitamos un transporte colectivo diferente, veloz, silencioso, aerodinámico, barato, que no use diesel, ni gasolina, que transporte a un mayor número de jarochos más rápido y con la certeza que llegará a su destino seguros con el sentido del oído a salvo, sin el ruido inclemente sus decrépitas unidades de hojalata.

Gracias señor PULPO por dejarse llevar por la soberbia y la impunidad propia de quienes están aliados con los enemigos del pueblo, gracias por prescindir de su horrorosa presencia a la que nos tenían acostumbrados hasta que desaparecieron por unas horas de nuestras vidas para saber dichosamente que la vida con ustedes en las calles no es vida, que la buena vida cuesta y si el precio a pagar es no tenerlos jamás, vale la pena intentarlo. No en balde la filosofía barata de los grillos de la política reza : “ Lo que tiene precio es barato”.

Gracias Señor PULPO, hoy estamos ansiosos porque vuelvan hacer otro paro, la ciudad sin ustedes alcanza su verdadero esplendor, lejos de la mugre y la fealdad que ustedes representan, sin ustedes el puerto de Veracruz se reconcilia consigo misma, es la verdadera identidad que siempre hemos buscado, pero nunca nos atrevimos a imaginar; por favor vuelvan a desaparecer para tener el privilegio de escuchar una vez más la sinfonía que encarna la alegría costeña en las calles, espontánea y natural que se había apagado por la tristeza de sufrir la desaparición de nuestro familiares más queridos bajo las ruedas asesinas de sus armatostes. Gracias a tu ausencia, la ciudad de Veracruz México…fue otra.