sábado, 5 de diciembre de 2009

REELECCIÓN EN MÈXICO, BOMBA DE TIEMPO.



La propuesta de la reelección de alcaldes y diputados por parte del presidente Calderón, fue descalificada por la ciudadanía, luego de conocer las encuestas por medios nacionales y empresas encuestadoras profesionales, el resultado no puede ser más desolador para la llamada clase política, quienes con el desayuno, recibieron es pésima noticia. La ciudadanía consultada rechaza en un 90 % por ciento la reelección, principalmente por la pésima imagen de los políticos profesionales en su desempeño en la vida nacional, sobre todo los legisladores y alcaldes.

La realidad es que el anuncio del presidente de mandar en forma de iniciativa de ley al Congreso de la Unión, es parte de una serie de reformas al sistema político mexicano que se pactó desde la firma del TLC – NAFTA que celebró México, con Canadá y Estados Unidos, siendo presidente Carlos Salinas de Gortari y la finalidad es homologar los sistemas políticos de los países firmantes.

Primero lo están intentando con los famosos juicios orales, precedido de toda una parafernalia en donde la argumentación principal es contraria a la verdad, para implementarlos a chaleco y en forma anticonstitucional, ya que nuestra tradición política jurídica que está garantizada en nuestra Carta Magna es escrita, los gobiernos estatales recibieron dinero del Fondo Monetario Internacional para ejecutar al vapor una serie de “reformas” sobre las rodillas con la finalidad de quedar bien con los intereses externos y dar la impresión que se está dispuesto a colaborar hasta donde les ordenen y con ello amarrar futuros aliados rumbo a los intereses particulares de los genuflexos.

De esto hace más de un año, en que los gobiernos vendieron los juicios orales como un falso producto “nuevo y avanzado” que abatirá “la corrupción” en los distintos procesos judiciales. Cabe significar que en pocos meses que llevan con el experimento, las “reformas geniales” que anunciaban como un remedio a la corrupción judicial y al tortuguismo en los procesos judiciales, empieza a dezmar hasta los más entusiastas ya que el proyecto se hace agua por todas partes.

Dentro de lo complejo de todo este entramado, la finalidad es muy clara: simplificar las relaciones comerciales al máximo entre los países firmantes del NAFTA y como consecuencia de ello, las diferencias que surjan, que tengan que ventilarse en tribunales, se tramiten al estilo estadunidense. Así de fácil.



Estados Unidos y Canadá previeron antes de firmar el mencionado TLC, que si tenían que defender sus negocios en los tribunales mexicanos, no estaban dispuestos a que sus abogados aprendieran a litigar en nuestro sistema judicial, con el pretexto de que “es muy corrupto”. La realidad es que el sistema judicial estadunidense es más corrupto que el mexicano con la salvedad de que nuestro sistema con todos los errores que tiene, la técnica procesal epistolar combinada con la oral que estila en nuestro sistema judicial, es superior a la oral estadunidense.

Porqué ocultar esta realidad. Cualquier argumentación que dore esa píldora, sólo será eso. No tiene sentido, al menos que detrás de ello, hubiera otras intenciones que no sean el de avanzar en las practicas democráticas. Lo lamentable del asunto es que para vender la reelección siguen sin argumentos que convenzan al electorado. Por ejemplo, hablan de las bondades de la reelección porque así se les obligaría a rendir cuentas, o que, ya no tendríamos diputados inexpertos. Lo cual es falso de toda falsedad, el que llega a la política para servirse de ella, en vez de instrumento para servir a los demás, lo hará siempre. Diez o cincuenta años nunca le serán suficientes, por tanto, las llamadas “bondades” no llegan ni a pretextos, no hablemos ya, de una argumentación sólida y hay ejemplos históricos de ello.

Francisco José Múgica Velázquez, Silvestre Aguilar, Heriberto Jara Corona, José Natividad Macías, Cándido Aguilar Vargas, Belisario Domínguez Palencia, como todos sabemos fueron excelentes legisladores. Ninguno de ellos soñó ni pretendió en tener las canonjías de que ahora gozan los actuales diputados. Por el contrario, no dudaron un instante en sacrificar su vida y su libertad por defender sus ideales y la patria.

Ellos si fueron auténticos legisladores que legaron al pueblo de México una Carta Magna avanzada para su tiempo y de gran actualidad, porque permanece intocada en sus principios fundamentales. Un par de botones bastan de muestra: Después de éstos legisladores históricos, han pasado miles detrás de ellos que se han paseado por todo el mundo en forma inicua y grosera sin que jamás hubiera salido de sus cabecitas una iniciativa de ley que sirviera para accionar las garantías sociales contenidas en los artículos 27, y 123 constitucionales, y que, costó un millón de vida para lograrlo. Por el contrario, los diputados que les siguieron, han sido instrumento de los intereses extranjeros para echar abajo el fruto legislativo del Constituyente de 1917.

Los resultados, están a la vista: De un paraíso con recursos naturales abundantes, la clase política gobernante ha hecho de México un páramo, que todo los tiene que importar, desde los alimentos hasta el combustible. De un país con un recurso no renovable pletórico de juventud, la clase política la ha convertido en adictos, potenciales dependientes de alcohol y droga. En braceros perseguidos y asesinados como perros callejeros allende la frontera norte y hasta en burros de trafico de estupefacientes ante un presente y un futuro cancelado como profesionista, o como obrero calificado de cara a una vida mejor que la que le dieron y tuvieron sus padres.



La reelección de diputados y alcaldes, es un compromiso político que México contrajo al firmar el NAFTA. De cumplirlo, será la chispa que detone el hartazgo de las mayorías inconformes en contra de una clase política, cada vez más soberbia, cada vez más insaciable, cada vez más insensible a las necesidades de la gente, porque ha todas luces será una imposición que nadie que esté en sus cabales la desea para el pueblo de México.

LA OTRA PREGUNTA DEL DIA.

¿Quién es el político pre- candidato a gobernador por el PRI, que abrumado y atemorizado por el apoyo popular a su adversario político, al abandonar atropelladamente el acto masivo por la puerta de atrás, despreció y aventó a un lado al joven estudiante veracruzano que le había solicitado ayuda de una beca para terminar sus estudios en Chapingo?

IDA RODRIGUEZ, SEÑERA INTELECTUAL VERACRUZANA.



Sin duda, el mejor homenaje y reconocimiento a la intelectual veracruzana doña Ida Rodríguez Prampolini era, haber apoyado la obra que inició con gran entusiasmo y visión en el Instituto Veracruzano de Cultura. Desde luego, bien merecido homenaje el galardón “Adolfo Ruiz Cortinez” que fue un veracruzano impar al que lamentablemente, también es muy reconocido pero nadie de la clase política lo imita ni en su vida pública ni en su vida privada.




Desde aquí nos unimos a ese reconocimiento a la escritora, investigadora, y promotora cultural Ida Rodríguez, que todo veracruzano que se precie de serlo, lamenta no se hubiera impulsado el gran circuito de casas de cultura que fundó a lo largo y ancho del territorio veracruzano como parte de un proyecto cultural muy ambicioso que no existía, hasta que ella, con el apoyo del entonces gobernador don Fernando Gutiérrez Barrios, lo hizo posible. Hoy el Instituto Veracruzano de Cultura languidece y solo queda el recuerdo. El vigoroso y digno discurso que pronunció a través de su primogénito al recibir el galardón Adolfo Ruiz Cortinez, es la visión de una intelectual lúcida que habla del sentir de la gente, del pueblo al que conoce desde sus entrañas. Sabido es que la cultura no la hace el gobierno por decreto, sino el pueblo, hoy humillado y ofendido por esa clase política que de la promoción y difusión cultural no quiere saber nada.