jueves, 10 de febrero de 2011

INVASIÓN ANUNCIADA A MÈXICO


La percepción de que el crimen organizado está próximo a controlar el gobierno mexicano desde la óptica del asesor de seguridad nacional del secretario de la Defensa estadunidense Joseph Westphal y que al sentirse amenazados, el ejercito de USA intervendría en nuestro país para combatir la delincuencia organizada abiertamente ha calado hondo en todos los niveles de la comunidad mexicana.

La protesta directa del gobierno mexicano tuvo reacción inmediata y el alto funcionario rectificó sus declaraciones pero el efecto ya había penetrado hasta donde ellos querían o lo habían calculado: USA no permitirá ningún riesgo de violencia “narco insurgente” como la llaman en su frontera con México, que ponga en peligro la seguridad nacional, o lo que es lo mismo, antes de que eso suceda están dispuestos a intervenir.

Realmente andamos tan mal como para que se hable de una invasión formal a nuestro país. Qué tanto ha sido efectivo la ayuda estadunidense en el combate al narco tráfico en aportaciones de recursos económicos. Hasta donde se sabe el dinero prometido no ha fluido con la misma generosidad de la promesa empeñada. ¿Ha funcionado el Plan Mérida? ¿Se ha restringido la venta de armas de alto poder y uso exclusivo del ejército a la delincuencia organizada? ¿Ha funcionado el intercambio de información y de tecnología para las estrategias de inteligencia en esta guerra cada vez más formal?

Después de las filtraciones de Wikileaks quedó seriamente cuestionada la ayuda real y necesaria para que México enfrente esta guerra atípica en contra de lo violencia organizada que ellos califican de “narco insurgente”. Por el contrario, a “sotto voce” en altos niveles diplomáticos estadunidenses se cuestionó la eficacia del ejercito mexicano en estas tareas especiales y que evidentemente no son las suyas. En este contexto, todo parece indicar que el presidente Calderón ha desafiado en forma solitaria y sin la comprensión ni el apoyo de un sector de la sociedad. Pareciera que el gobierno estadunidense nos está dejando morir solos.

Si de algo deben servir el pendular de ésta espada de Damocles, es verificar el estado de descomposición en que se encuentra la sociedad mexicana. Siempre señalamos con el índice de fuego al gobierno federal sin tomar en consideración cuota de responsabilidad que tenemos como individuos, como sociedad y como estados federados. Hoy más que nunca aflora la participación de un sector amplio de la población en las subterráneas prácticas corruptas que hoy ahonda y divide una vez más a la comunidad mexicana para poner en bandeja de plata la invasión que viene.

Cualquiera que sea el origen o el pretexto de esta nueva crisis en nuestra relación bilateral con USA, tiene como consecuencia el mismo resultado de las otras más de 100 invasiones que Estados Unidos ha perpetrado contra México, y que están debidamente documentados por Gastón García Cantú en su obra titulada “Las invasiones norteamericanas en México”. En todas ellas el común denominador ha sido siempre el mismo: La división profunda de la sociedad mexicana desde la época precolombina hasta nuestros días.

Hernán Cortés no hubiera podido conquistar lo que hoy es México sin existir esta circunstancia de desmembración y apoyado en el profundo descontento hacia el Imperio Azteca que encontró a su llegada. Lo mismo sucedió en los albores de la nación que terminó con la pérdida de más de la mitad del territorio nacional y continúa en el México moderno hasta nuestros días en donde sucesivamente cambiamos de “coco y amo” hasta que el país se nos vaya totalmente de las manos.

Aunque Westphan haya rectificado, sus palabras tienen un peso especifico que tiene detrás todo un plan meditado y listo para operarse en caso necesario en donde está focalizado el origen y el poder real de la violencia organizada que hasta hoy los mexicanos de la calle ignoramos. Se trata de un mensaje claro y especifico para quienes pretender controlar el poder en México por esa vía distinta “a su agenda”. Ellos saben quienes son y aquellos saben que son ellos a quienes van dirigidos ese mensaje. El efecto de éste envío se reflejará en los próximos meses en todos los niveles de la comunidad mexicana. ¿En ese contexto, el PAN estará en condiciones de retener el poder federal? Lamentablemente nunca aprendemos la lección.

visite el perfil de fabricante de espejos en
www.google.com/profiles/fabricantedespejos