miércoles, 21 de enero de 2009

OBAMA ¿HABRÁ EL CAMBIO NECESARIO, O POCO ?


En el mes de octubre del 2008, el Fabricante de Espejos publicó esta nota en El Tiempo Latino que publica el Washington Post.
Ayer Barack Obama ha tomado posesión con la esperanza del mundo en su gestión como presidente del país más poderoso de la Tierra y en su discurso ha coincidido parcialmente con lo expuesto aquí,
en el sentido de que la quiebra de Wall Street ha sido provocada
por la codicia y la especulación. Lo dramático del asunto es que
en menos de diez horas los pisos de remate han contestado, desplomándose !, como
signo de los tiempos que se avecinan y de los retos tan grandes
para todos, aunque el presidente Obama cuenta on el respaldo de miles millones de personas para salir adelante.




En la actual situación de crisis que vive USA necesita de cambios profundos. The Washington Post que es uno de los diarios más importantes del mundo opina que Obama, "tiene todas las posibilidades de convertirse en un gran presidente"." A esa opinión, se le unieron otros impresos importantes de las ciudades de Chicago y de L.A. El Fabricante de Espejos igualmente desea que Obama tenga la oportunidad de ser un gran presidente, pero en política hay reglas no escritas y en ese contexto…

El presidente que inicia con apoyo de los principales diarios del país, tiene asegurado cierta estabilidad los primeros dos años de su gestión. Aunque Obama que hasta ahora maneja con maestría su campaña comportándose siempre dentro de lo “políticamente correcto”, tiene ante sí un reto nada envidiable. Si continúa con la ortodoxia a pie juntillas, llegara el momento en que se tope con la regla maquiavélica que aconseja al Príncipe cuando asumas el poder: “cambia lo que se necesite, pero no mucho”.

La crisis económica que ahora enfrenta USA, indigestión de ganancias producto de la especulación y la codicia de Wall Street, necesita de inmediato la creación de mecanismos o instituciones que reencaucen la acumulación de capital, y para ello se necesitan grandes mercados abiertos sin restricción a las inversiones estadunidenses. Después de la Segunda Guerra Mundial estaban ahí Winston Churchill y un presidente como Franklin D. Roosevelt que vio en la creación de un orden posguerra una manera de garantizar la prosperidad de EEUU.

Después de los Acuerdos de Bretton Woods de julio de 1944, donde se establecieron las reglas para las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados del mundo, tienen como consecuencia, la creación del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y el uso del dólar como moneda internacional.

Barack Obama puede ser ese operador oportuno y circunstancial capaz de crear esos nuevos mecanismos que le siguieron a los acuerdos de Bretton Woods, pero para ello tiene que romper esa regla maquiavélica de oro, en caso de que llegue a la Casa Blanca. La pregunta es ¿Será capaz de ello? ya que sin duda, quien gane en los comicios del próximo 4 de noviembre no protestara el cargo en el Capitolio, sino que recibirá el gobierno sobre una tabla de surf en la cresta de una ola.