miércoles, 18 de noviembre de 2009

EL VERACRUZ DIABÉTICO, UN ROJO INFIERNO.




“Veracruz, primer lugar mundial en diabetes mellitus”. La sola cifra es un biscocho comparado con la realidad que presentan los encuestadores de este mal endémico que lacera la población veracruzana: “raza de bronce que ha nacido más para sufrir, que para cantar”.
Empero existe una realidad que dice: Veracruz está obeso y mal nutrido. La tercera parte de los veracruzanos fallecen a causa de padecimientos provocados por una alimentación inadecuada, por no decir, falta de alimentación. La población de más de 50 años de edad, sobretodo la femenina, en Veracruz presenta sobrepeso y, por lo tanto, una mayor propensión a padecer enfermedades de tipo metabólico, como arterosclerosis, hipertensión y diabetes mellitus.
Lo peor, y que no se vale, es que el futuro de nuestro estado, la esperanza de un futuro mejor, el diputado del año 2030, el líder que ha de regir los destinos de los veracruzanos y tal vez, de los mexicanos y las mexicanas, hoy siendo un apenas un niño, tiene diabetes mellitus o va en camino directo a padecerla sin remedio.
¿Por qué? Se preguntará usted con toda razón. ¿Algún aguafiestas habrá sacado del baúl la conmemoración del Día Mundial de la Diabetes precisamente ahora que suenan las chirriantes fanfarrias del progreso en Veracruz? Cuando sus oídos y sus ojos sólo dan cabida a centenas de miles de “spots” de radio y televisión que le dice que aquí en Veracruz el paraíso es rojo, que todo está bien y que viene lo mejor, ¿para quién? que la vida en Veracruz no se vive a colores, sino en una espectacular rapsodia carmesí.
Que ya estamos catapultados al futuro, sí, ese futuro que su corta imaginación no alcanza a mirar porque inmediatamente después del comercial oficial, las imágenes que provienen del sur del estado defenestrado por las lluvias inclementes, que refunden a la población con el lodo al cuello y usted puede ver a todo color al olvido gubernamental en persona, encarnada en toda esa noble gente en desgracia, sobreviviendo en las tierras movedizas de la doble miseria: la ancestral, y la incuria, la falta de sensibilidad política para sacar de la pobreza a los oriundos del Estado más rico del Cuerno de la Abundancia. Sí, de ese, que solito, tiene los recursos naturales en el suelo, sub suelo, marino, submarinos y humanos suficientes para darle hogar y trabajo y un alto nivel de vida a los 100 millones de mexicanos que sobreviven en el resto de la república.
Si le queda alguna duda de la enfermedad de Veracruz, un dato más: el 56 por ciento de un grupo de menores de edad analizados por investigadores de la Universidad Veracruzana presentan fenómenos como sobrepeso, obesidad y, en menor escala, desnutrición. Las regiones de Coatzacoalcos y Martínez de la Torre mantienen los porcentajes más altos en población obesa, mientras que Orizaba es el municipio que presenta mayores índices de sobrepeso. Veintinueve mil ciento setenta defunciones acontecen cada año en promedio en la entidad veracruzana.
El primer causante es la diabetes mellitus con el 13.8 por ciento; en tercer lugar aparecen las enfermedades del corazón con 10.8 por ciento; y en quinto lugar, todos los padecimientos cerebro vasculares con un porcentaje de 7.24 puntos. Todos, sin excepción, relacionados con problemas nutricionales.

MAL GOBIERNO, CAUSA DIABETES MELLLITUS

Todo este espectro apunta hacia una realidad en que el patrón político –cultural propone al mal gobierno como el origen de este mal que está matando a los veracruzanos. Los factores son muchos que empiezan desde antes que nazcan los futuros diabéticos veracruzanos: I) Un alto índice de madres solteras que tienen que trabajar para mantener a sus hijos y obviamente no tienen ni el tiempo, ni el dinero para alimentarlos adecuadamente; II) Falta de empleos bien remunerados a los padres, para que estos a su vez, proporcione alimentación adecuada a sus menores hijos; III) Nulo empleo que permita proporcionar alimentos básicos a la familia; IV ) Alto costo de la canasta básica; V) Alto costo de los servicios públicos: Luz eléctrica, gas, teléfono, transporte público, hospitales, escuelas etc; VI ) Alto costo de los medicamentos; VII ) Pésima calidad de los medicamentos llamados genéricos o similares; VIII) Inseguridad pública alta; IX) Mala calidad en la prestación de los servicios públicos relacionados con la justicia y la representación popular; X) Nulo acceso a la diversión sana y gratuita que incluyen promociones culturales de cine, teatro, internet, deportes, pintura, música popular y de cámara, etc; XI ) Nulo acceso al deporte masivo gratuito, ante la escases de canchas deportivas, balnearios, estadios, en las colonias; XII ) Persecución policiaca al auto empleo ambulante; XIII ) Nulo acceso a la universidad para trabajadores que desean superarse pero no tiene tiempo ni dinero para seguir estudiando; XIV ) La persecución penal a las madres que decidan no tener un hijo indeseado, por no proporcionarle a la futura madre, el mismo gobierno que las persigue, las condiciones económicas, políticas y culturales que tiene obligación constitucional de darle, y por tanto, le niega el derecho a UNA VIDA DIGNA a al futuro hijo de la madre perseguida., et al, ad nauseaum.
Todos estos factores inciden directamente en el síndrome, que sigue matando a los veracruzanos por ineptas y cínicas políticas gubernamentales que indudablemente produce Intolerancia a carbohidratos, diabetes mellitus, resistencia a la insulina e hipertensión arterial. Son cifras de la Encuesta Nacional de Enfermedades Crónicas que de acuerdo con los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México existen seis millones 772 mil habitantes mayores de 20 años con este síndrome. Con base en los criterios del Programa Nacional de Educación en Colesterol, la cifra se eleva a poco más de 13 millones. En Veracruz se observa un comportamiento similar, ya que según la OMS suman poco más de un millón, de los siete millones de veracruzanos inmersos en este síndrome. La pregunta sigue vigente ¿En dónde está el paraíso veracruzano? Será que, lo que viene ¿es un rojo amanecer? Pronto lo sabremos…
PREGUNTA DEL DIA.
¿Quien es el diputado de Veracruz que hoy miércoles 18 de noviembre recibió una golpiza mediática en el noticiero de la tarde que dirige el periodista Ciro Gómez Leyva, quién lo surtió a nivel nacional en la entrevista que le hizo sobre la recién aprobada ley anti- aborto en el Congreso de Veracruz? A estas horas el señor diputado local debe estar reponiéndose en terapia intensiva de algún nosocomio jalapeño de los raspones y las heridas recibidas en boca, ojos, costillas, brazos, piernas y pompis. Fue deprimente ver esa escena con el diputado tirado en el piso chorreando sangre por todos lados, porque el comunicador fue despiadado, lo hizo pedazos y el representante popular no metió ni las manos. Simple y sencillamente no pudo contestar con argumentaciones sólidas la andanada de interrogantes que desde el primer lance le voló los dientes. Lástima.