miércoles, 8 de diciembre de 2010

WIKILEAKS, LA POLÍTICA DESDE LOS MEDIOS.



Con el arresto hace una horas de Julian Assange se cierra y se abre un ciclo en las relaciones sado masoquistas entre los medios de comunicación y los gobiernos; El derecho de los gobiernos a espiar impunemente a sus gobernados, sin que éstos a su vez, tengan derecho o posibilidad alguna de devolver esas practicas sin perder la libertad personal o la vida en el intento.

Wikileaks es un capítulo más que, en esta era de la revolución de las comunicaciones Assange le agregó al "Príncipe" y que el florentino Nicolás Maquiavelo habría firmado sin ninguna resistencia porque confirman las hipótesis que el hombre ordinario moderno no podría demostrar jamás, como lo es la ausencia de verdad y la transparencia en todo acto de gobierno. Artículo de primera necesidad para gobernados de cuantiosos hogares famélicos en el mundo que tan sólo en México laceran a más de 70 millones de paisanos.
Las filtraciones por la red a las que ahora asistimos en tiempo real podría ser una historia virtual, pero no es más que una escaramuza global entre los Illuminati contra los Numerati a los que pertenece Assange quienes dirimen una lucha encarnizada entre los que pretenden establecer un nuevo orden mundial - NWO- New World Order, cuyo objetivo es dominar gobiernos y naciones enteras bajo un sola organización mundial y un solo sistema monetario, todo maquinado desde el grupo de los Illuminati más los que se oponen a ello blandiendo como ariete una pluma virtual que corta como una espada de samurái y una imagen que deslumbra como un espejo desde el fondo de su otro, verdadero YO: Wikileaks.
Una conflagración abierta de lo que por mucho tiempo fue la existencia negada de sociedades secretas encargadas de vigilar, fiscalizar, dominar política y económicamente al mundo, y los otros, que ahora irrumpen en el escenario mientras se rediseña la geopolítica mundial sin tocar a la puerta ni pedir permiso. Justo en ese instante asistimos al momento en que Julian Assange ingresa al cuarto del poder y quiebra una de las patas a la mesa de la estabilidad mundial ante el estupor de los presentes.
La idea de que una organización anónima controle y domine el planeta no es nueva. Como tampoco lo es la existencia de vida más desarrollada que la nuestra en otras galaxias y planetas sobre la cual Wikileaks también tiene revelaciones. Desde los tiempos del presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln, ya resentía la existencia de poderes superiores que conspiraban en contra de él y lo decía abiertamente:“Los poderes del dinero se alimentan de la nación en los tiempos de paz y conspiran contra ella en los de la adversidad. Es algo más despótico que una monarquía, más insolente que la autocracia, más egoísta que la burocracia, y que declara enemigos públicos a todos aquellos que cuestionan métodos o arrojan luz sobre sus crímenes”.
Contrario a lo que algunos poderosos piensan, Wikileaks no violó la privacidad del W.C de la política internacional para exhibirlo a la vista de todos, por el contrario, abrió la puertas de la gala del Gran Teatro de Mundo, para observar el teatro dentro del teatro desde la cómoda butaca en comunión con los propios actores, quienes ríen, lloran y se horrorizan de sus propios personajes. Más aún, con la persecución y encarcelamiento de Julian Paul Assange se rasga el telón de la añeja pero recién descubierta forma de hacer política entre políticos y gobiernos a niveles macro megatómicos: “La filtración”; Los nuevos signos de hacer política desde los medios contra el autoritarismo de ciertos gobiernos, auto declarados propietarios per se de ese bien público denominado ”política”; Coyuntura que testimonia la transformación del derecho a la información, el periodismo y la literatura como agente de cambio a partir de un bien social prostituido y manoseado hasta la metáfora más barata: “libertad de expresión”. Funeral y parto de lo que se avizora ya como la metamorfosis de la nueva comunidad global.
fabricantedespejos@hotmail.es