lunes, 8 de agosto de 2011

¿Periodismo por Twitter? ¿Por qué no?


Hace unos días, encontré una interesante nota“Periodismo por Twitter, no gracias” escrita por el periodista y catedrático Juan Gargurevich que desde mi particular punto de vista es parcialmente verídica, por que considero que no se debe condenar y descalificar al periodismo que se hace por Twitter por la expresión irresponsable de muchas personas que usan un medio de comunicación como ese, únicamente para insultar y negar de modo sistemático todo aquello que no va a la medida de sus deseos y que tal dislate sea ocasión para meter a esos net -vándalos en el mismo saco que el periodismo que se hace por twitter. Los vándalos que usan la red son eso: Pequeños atilas de la web, un fenómeno digno de un estudio aparte y el periodismo que se hace en twitter son periodistas y van a camino a transformar esta actividad que salva guarda la libertad de expresión y estimula la democracia y la razón. Se ha dicho con tino que: Cuando se acaba el argumento empieza el insulto.


Discriminar lo novedoso por que es mejor lo antigüito, únicamente por que algunos han sido malvados, mentirosos y groseros en twitter es carecer de sensibilidad y una visión para medir la trascendencia de un hecho que rebasa nuestro tiempo y un corto mirar. Con tal postura, se invoca aquellos personajes de la Inquisición que condenaron por herejía al genial científico italiano Galileo Galilei por defender ideas innovadoras y revolucionarias de Copérnico que chocaban de manera directa con las enseñanzas bíblicas.

Galileo fue un personaje vanidoso cuya genialidad le era difícil de auto controlar y sus teorías sobre el péndulo, la aceleración uniforme de los cuerpos en caída libre y el telescopio con el que descubrió que la vía láctea está formada por estrellas, cráteres lunares, cuatro satélites del planeta Júpiter y las faces de Venus son sólo parte de su trabajo insigne, y a que viene todo esto amigo periodista. A que la evolución del hombre y de la ciencia está basada en la experiencia y la observación como elementos básicos del conocimiento.

Si usted amigo lector, es catedrático de alguna universidad, o reportero de algún medio de comunicación, sabe perfectamente que los grandes maestros del periodismo se distinguen por su talento, por su valentía, por su compromiso y disciplina, pero sobre todo, son íconos por su honestidad intelectual y como consecuencia de ello, son muy pocos.

Esto significa que el periodismo tradicional que se podría tasar por encima del ciber periodismo que ahora es incipiente, está fundamentalmente lleno de basura en medio de la cual, los pocos maestros del periodismo de ayer y hoy crecen como gigantes frente a una comunidad de enanos que se conformaron con seguir la huella y sintieron temor de hacer camino, como el andar de los grandes maestros frente a los cuales me pongo de pie y seguramente el ciber periodista se inspira en ellos para cimentar una obra monumental cuya estatura no alcanzamos a vislumbrar porque mientras escribo estas líneas, la tecnología avanzó tanto, que nos convierte en ignorantes perpetuos, paradójicamente funcionales en las nuevas herramientas tecnológicas que el observador piensa se deben aplicar en el ciber periodismo.
Cierto, twitter no se hizo pensando en el periodismo. Por supuesto que no.

Periodismo en Twitter y en redes sociales que transforme la vida comunitaria lo están haciendo la experiencia y la observación de los periodistas geniales y a lo mejor tú y yo, vivimos para contarlo.