jueves, 2 de septiembre de 2010

NEGAR POR NEGAR.



Después de la reciente captura de Edgar Valdéz Villareal alias “La Barbie” los bonos del presidente Calderón se dispararon a las nubes. Primero porque se trata de un personaje mediático y de los más buscados por las policías de México y EUA y luego porque ésta captura es una más de una larga hilera de aciertos en apenas dos meses que lleva al frente de la secretaría de Gobernación Francisco Blake.

Insisto en ello, porque cada vez son más evidente las voces discordantes a quienes de plano molesta que el presidente pueda salir de la ratonera en que lo han metido los verdaderos enemigos de México que funcionan agazapados desde sus trincheras sin pagar ningún costo del daño que están haciendo al país, desde la premisa fácil, “Hay que exhibirlo. No hay que ayudarlo. Que le vaya mal, para ponernos nosotros”.

La realidad es que la gente ya no funciona en esa “lógica”. Lo ha demostrado en las urnas votando por un cambio que entierre para siempre un pasado reciente de 80 años de malos gobiernos. La gente no desea volver al pasado vergonzante que llevó a “nuestros” representantes populares a firmar un TLC en completa desventaja en materia económica, dejando a la población en estado de indefensión frente a sus “socios” canadiense y estadunidense. ¿El resultado? Aniquilación del campo mexicano y el desempleo en las grandes urbes de México, exportando un millón de brazos caídos sólo en el estado de Veracruz. La pregunta es ¿Quienes firmaron el TLC? Quizá se sorprenda usted al saber que el 90% de ellos actualmente está gobernando México desde los distintos niveles de gobierno.

Esa es la realidad que precede al estado de inseguridad que campea en el país y que ahora cuando ese espectro se hacía insostenible, y el presidente Calderón se niega a “ocultarlo” debajo de la alfombra como se venía haciendo en el pasado, lo enfrenta y lo combate, cierta clase política salta desde sus cómodos asientos para levantar el dedo flamígero de la ineptitud ante un fenómeno “nuevo”. Hay cínicos que reclaman porqué alborotó el avispero.

La realidad es que cada vez más los legisladores se auto exhiben como una clase política lacra para el país, con un trabajo si se le puede llamar así a su escaza actividad, de una pobreza inaudita. La mayoría de ellos sin propuestas inteligentes que con frecuencia recurre a la dinos áurica “gestión” que no es otra cosa que la siempre viva posición mendaz del clásico mamador de la ubre presupuestal.

Con ese panorama arribó a su IV informe de gobierno el presidente Felipe Calderón, quien puso sobre la mesa la iniciativa que ya envió para combatir el lavado de dinero y la que creará el mando único policial que enviará en los próximos días y que son fundamentales para el combate al crimen organizado. Ahí Calderón resaltó que hay varias iniciativas pendientes, como la Ley de Armas de Fuego, el Código de Justicia Militar y otras reformas a la seguridad nacional. Luego entonces, no queda más que pedirles a los señores legisladores que se pongan a trabajar en las facultades y obligaciones que establece la Constitución Política de Estados Unidos Mexicanos.

fabricantedespejos@hotmail.es